Así lo vimos en Argentina: Había que ganar y se ganó

Filial 1º dic 2013

Tras el inconveniente sufrido en nuestra página que nos hizo perder numerosos artículos, entre ellos las crónicas hechas por nuestros compañeros de los últimos partidos, volvemos al ruedo con Así lo vimos en Argentina. Hoy escribe Aníbal Benítez, nuestro compañero sanducero radicado hace muchos años de este lado del charco.

Había que ganar y se ganó

Después de la dura derrota clásica, lo importante era ganar, no sólo para fortalecerse anímicamente sino también para seguir peleando la punta del campeonato. Y finalmente se logró la victoria, dura, difícil, trabajosa, pero justa y esto es lo más rescatable del partido ante Cerro, haber logrado el resultado pretendido y aprovechar los traspiés de los punteros y llegar nuevamente a la cima y dependiendo de nosotros mismos.

El partido fue muy pobre y Nacional no sólo no jugó bien, sino que debe haber sido uno de los peores partidos del campeonato, aunque en el primer tiempo fue un poco más que su rival que sólo se dedicó a defenderse y casi no piso el área tricolor. Dentro de un panorama tan pobre, resulta difícil encontrar una figura destacada, ya que la mayoría de los futbolistas estuvieron muy por debajo de sus posibilidades. Sólo lograron sobresalir en este primer tiempo, Nacho González que fue el que aportó un poco de claridad al desorden generalizado que era Nacional y, como siempre, Iván Alonso, que es lejos el mejor jugador del Apertura. Fue muy poco lo hecho por el Bolso en la primera mitad, aunque fue más que un Cerro totalmente anodino y si el marcador no pudo ser abierto, se debió más a los errores de Nacional que a aciertos del rival.

En la segunda mitad las cosas no fueron muy diferentes, el partido siguió siendo muy confuso con un Nacional atacando con muchas imprecisiones y nerviosismo, sabiendo que un gol lo colocaba en la punta de la tabla ya que estaban perdiendo los rivales directos, pero sin claridad y sin fútbol. Para colmo de males a Nacho González se lo notaba cansado y bajando mucho su nivel con respecto al primer tiempo.

Por suerte, el Vasco Arruabarrena esta vez acertó con los cambios, que le dieron más movilidad al equipo y apertura a las puntas que era por donde se debía atacar y así llegó el ansiado gol, a muy pocos minutos del final que nos dio tranquilidad. En los minutos finales el partido se hizo muy emocionante y de ida y vuelta, donde pudimos haber aumentado la ventaja, pero también ellos estuvieron cerca del empate.

En definitiva una victoria, que podemos considerar como buena, por lo importante que fue para la tabla de posiciones, pero que abre un signo de interrogación para lo que resta del campeonato, ya que debemos mejorar mucho, tener más volumen de juego y definir mejor las situaciones que se crean en los partidos.

Nos quedan dos partidos que son accesibles aunque no son fáciles, ya que para Nacional ningún rival es fácil, pues en todo este campeonato no se pudo hacer pie y nunca se encontró un padrón de juego auspicioso. Hubo momentos en que el equipo pareció que encontraría un buen nivel y nos hizo ilusionar, pero sólo fueron pequeños oasis en un desierto muy árido. De todos modos la meta está cerca y hay que redoblar el esfuerzo para lograr este campeonato, que nos dará la tranquilidad necesaria para prepararse y afrontar en forma más auspiciosa la próxima etapa.

Aníbal Benítez
Filial Nacional en Argentina
http://www.nacionalenargentina.com.ar