Clásico Tricolor en Argentina

Arruabarrena-Gallardo

Este domingo en Buenos Aires se juega una nueva edición del “súper clásico” del fútbol argentino.

De por sí es un espectáculo que despierta la pasión no solo  de los hinchas “millonarios” y “xeneizes”, sino la expectativa de todo el mundo futbolístico, y los uruguayos no quedan excluidos de esta regla. Siempre que se enfrentan los dos más grandes exponentes del fútbol de este lado del Plata surgen datos, curiosidades y mucha información que permite por mucho tiempo escribir y opinar. En esta oportunidad se registra un hecho que no pasará desapercibido por los uruguayos y menos por la gran mayoría de estos, que son hinchas del Decano del fútbol uruguayo: los técnicos de ambos equipos han tenido una vinculación directa con el equipo de Los Céspedes, el Club Nacional de Football.

Marcelo Gallardo: luego de su salida del equipo que hoy dirige llega a Montevideo para jugar en Nacional. El 13 de agosto del 2010 estampa su firma en el contrato como jugador, pero en un partido en el Gran Parque Central el día 19 de Setiembre sufre una grave lesión que lo marginara por 4 meses de las canchas; este hecho lo marcó definitivamente en el corazón de todos los tricolores, ya que su actitud fue la de un auténtico Señor. Lo curioso, si lo podemos llamar de esta forma, es que el rival a su regreso fue el mismo -el Club Atlético Bella Vista- y hasta fue idéntico el resultado y el goleador: Nacional venció en ambas ocasiones por 1 a 0, anotando Santiago García los goles. El 12 de junio de 2011 se retira de la práctica activa de fútbol siendo Campeón Uruguayo al vencer a Defensor Sporting 1 a 0. Por su trayectoria como jugador, pero principalmente por su carácter y persona de bien, Nacional apuesta por él y le ofrece la dirección técnica del primer equipo, y al frente de la oncena tricolor consigue el Bicampeonato Uruguayo, en esta oportunidad desde el lado de afuera de la cancha. El tiempo alejado de su familia lo llevó a renunciar al cargo y dedicarse de pleno a su mujer e hijos. Los hinchas de Nacional que tuvimos la posibilidad de tener una relación bastante cercana no solamente con él sino también con el resto de su cuerpo técnico, comprobamos que a pesar de “su inexperiencia”  tiene muy claro lo que quiere para sus equipos dentro y fuera de la cancha. Recordamos la charla mantenida en la concentración de Rosario Central, en Arroyo Seco, cercana a la ciudad de Rosario, en oportunidad del amistoso jugado en el “Gigante de Arroyito”, cuando con Daniel y Nachito Ocretich, Ruben Ramírez y quien escribe, comprobamos muchas de las cosas que pensábamos de él: una persona abierta, con muchas ganas de aprender y progresar, el tiempo nos dio la razón. Sabemos que las puertas quedaron más que abiertas para cuando quiera pegar la vuelta, mientras tanto disfrutamos de su presente en River Plate de Argentina.

Como director técnico, “el Muñeco” dirigió 39 partidos, con 23 triunfos, 7 empates y 9 derrotas, convirtiendo 74 goles y recibiendo 41, en una cosecha de 76 puntos y casi un 65% de efectividad.

Rodolfo Arruabarrena: su llegada a Nacional fue diferente, ya ejercía como técnico y su retiro había sido en el 2010 también como campeón, en su caso defendiendo a la Universidad Católica de Chile con la que había conquistado el Campeonato Petrobras. En el 2011 asume como técnico de Tigre, un equipo que salvo un milagro estaba condenado a descender; el milagro ocurrió, Tigre permaneció en primera, “el Vasco” hizo sus primeras armas como técnico y sacó muy buena nota en el boletín al final del campeonato. El año siguiente fue diferente, ya que a su club le sacaron muchos de los valores que hacían funcionar al equipo, y luego de una etapa sin triunfo,s decide renunciar a su cargo. En Nacional la realidad no era muy diferente: Gustavo Díaz ya no estaba en el equipo, su salida no fue muy clara por parte de la dirigencia y se tenía un cuerpo técnico provisorio, con Juan Carlos Blanco y Gustavo Bueno (solamente estuvieron 7 partidos, incluyendo el gran triunfo en “La Bombonera” por 1 a 0 por Libertadores con el gol de Andrés Scotti, al que asistimos en gran número). La idea era dar un cambio de rumbo, con un plantel muy numeroso y con grandes figuras. Su llegada al Decano se concreta el 26 de marzo del año pasado, con mucha expectativa por parte de todos los tricolores. Los comienzos con altibajos marcaron casi todo su ciclo al frente del plantel principal, resultados que no llegaron, un vestuario difícil y partidos claves donde no se obtuvieron triunfos. El final del ciclo fue con una derrota en nuestra casa teniendo la posibilidad de campeonar. Estamos convencidos de que se trata de un gran profesional y mejor persona, pero muchas veces no podemos generar los cambios necesarios para enderezar el rumbo, y esto fue lo que le pasó al “Vasco”. También tenemos la certeza que tendrá su más que merecida revancha en Nacional, porque su historia y la nuestra lo reclama.

Como director técnico estos son sus números: 27 partidos dirigidos, 16 ganados, 2 empatados y 9 perdidos, con  45 goles a favor y 34 en contra, obteniendo 50 puntos con casi el 62% de efectividad, similar a la de Gallardo pero sin ningún campeonato.

Tanto “el Vasco” como “el Muñeco” tienen como coincidencia que nuestro querido Nacional fue el último club que dirigieron, y hoy estarán frente a frente por primera vez fuera de la cancha. Deseamos como siempre que sea una fiesta y que gane el mejor.

Para nosotros, los dos son ganadores y están en el mejor recuerdo, no por ser técnicos, sino por ser muy buenas personas que eso trasciende mas allá de un resultado.

Rubens Perri
Filial Nacional en Argentina
info@nacionalenargentina.com.ar