Parque Central

El Estadio Gran Parque Central, popularmente conocido como El Parque, o el Templo Tricolor. Se ubica en Montevideo, Uruguay, detrás de la sede del club —calle por medio—, en la calle Carlos Anaya 2900, entre Jaime Cibils y Comandante Braga, en el barrio La Blanqueada. En este estadio, Nacional juega la mayor parte de sus partidos como local, a excepción del clásico que se juega en el Estadio Centenario, de propiedadde la Intendencia municipal de Montevideo. Construido en 1900, es el estadio más antiguo de América y el decimosexto de todo el mundo.

El predio cuenta en total con 43 324 metros cuadrados y tiene una capacidad actual para mas de 28.000 espectadores sentados entre las cuatro tribunas: tribuna José María Delgado —Tribuna Norte—, tribuna Atilio García —Tribuna Sur—, tribuna Abdón Porte —Tribuna Oeste—, tribuna Héctor Scarone —Tribuna Este—, que deben sus nombres a famosos jugadores de Nacional —Atilio García, Abdón Porte y Héctor Scarone— y a un dirigente de la institución —José María Delgado—. El estadio lleva varios apodos, siendo el más popular llamarlo simplemente el Parque, además se lo conoce como el Templo Tricolor y La Quinta de la Paraguaya. Fue sede de la Copa Mundial de Fútbol de 1930 y es el estadio en el que se disputó uno de los dos primeros partidos en la historia de los mundiales de fútbol cuando el 13 de julio de 1930 se enfrentaron Estados Unidos y Bélgica por el Grupo D, con victoria americana 3 a 0. La FIFA ha recordado este hecho, colocando en 2005 una placa conmemorativa en la entrada principal al estadio.

 

Historia
El Gran Parque Central es uno de los escenarios futbolísticos más importantes del Uruguay, no solo por su trascendencia en lo deportivo sino también por su vinculación con la más rica historia de los orientales y su sentimiento patriótico y nacional. Es que con anterioridad a la existencia del Gran Parque Central como instalación deportiva, en sus terrenos se encontraba la denominada Quinta de la Paraguaya, lugar donde José Gervasio Artigas fue nombrado Jefe de los Orientales en el año 1811. En la actualidad, una placa recordatoria ubicada en la entrada de la sede de Nacional conmemora el nombramiento de Artigas por parte de su pueblo.
En 1918, el mediocampista del equipo tricolor, Abdón Porte, se quitó la vida disparándose en el pecho, luego de darse cuenta que ya no tenía mucha fuerza y no podía seguir defendiendo al club. Además el Parque Central ha sido escenario de varios duelos entre importantes personalidades uruguayas durante las primeras décadas del siglo XX. El más recordado ocurrió el 2 de abril de 1920, cuando en un duelo a pistola, el décimo noveno presidente de la República José Batlle y Ordóñez hirió de muerte al entonces codirector del diario El País, Washington Beltrán.
Como estadio para la práctica del deporte, el viejo Parque Central fue inaugurado el 25 de mayo de 1900 con un encuentro entre el Deutscher Fussball Klub y el CURCC. Previo al partido se llevó a cabo un almuerzo en el Hotel Lanata entre dirigentes de los clubes y personalidades del gobierno. Según una crónica de la época, la inauguración incluía a las bandas musicales de Don Bosco, de la cañonera Flora y la nota la dio un pollerita bailarín escocés que sorprendió a las 7000 personas presentes extrañas a las costumbres escocesas.
Dos días después, el 27 de mayo, se enfrentan Nacional y el Deutscher Fussball Klub. Este encuentro terminó 1:1 y el primer gol fue marcado por el jugador Ernesto Caprario, quien también fue fundador del club. El predio era de la Empresa de Tranvías a la Unión y Maroñas, este estaba antes en una zona rodeada de quintas. Tenía cuatro canchas de tenis y dos de fútbol. Una pequeña, con entrada por Camino Cibils que utilizaba el cuadro Deutscher Alemán y otra más grande con entrada por la calle 8 de octubre. Para 1901, éstos cederían la cancha auxiliar al Club Nacional de Football, que se estrenaba en la segunda temporada de la liga uruguaya. Desde ese año hasta hoy, ha sido testigo de varios campeonatos ganados por Nacional y la selección de fútbol de Uruguay. El 15 de agosto de 1906 tuvo su estreno en la Copa Lipton, ante unas 5000 personas.
Tenía originalmente dos campos de juego. Uno de ellos era considerado el oficial, con entrada por la calle 8 de Octubre que era usado para sus partidos por los marineros ingleses que llegaban a Montevideo. El otro, al cual se ingresaba por Camino Cibils, fue otorgado al Deutscher. Cuando los británicos no jugaban en la cancha oficial, lo hacía Nacional, que en ese momento tenía su base deportiva en Punta Carretas. Los dirigentes obtuvieron la concesión del Parque Central poco después de su inauguración, gracias a la intervención del gerente de la compañía de tranvías, Juan Cat. Se construyó un palco y se instalaron bancos para mayor comodidad del público. Podía albergar unos 7000 espectadores. En 1911 se efectuó una ampliación que elevó esa capacidad a 15 000 espectadores.
De aquella época todavía sobreviven elementos del estadio, como el Molino que se encuentra detrás de la Tribuna Atilio García, aunque la cancha se encuentra orientada en sentido contrario al de comienzos del siglo XX.
Hasta el año 1930 fue el principal escenario deportivo del Uruguay, superado recién por el Estadio Centenario. Hasta la inauguración del Estadio Centenario, el Parque Central fue el estadio donde Uruguay disputó la mayoría de sus partidos.

 

En marzo de 1923, un incendio destruyó casi por completo las gradas de madera, sin embargo, es reconstruido rápidamente para la Copa América del mismo año, donde se jugarían todos los partidos de este certamen.
Para 1939 se tenía pensado hacer una gran reforma —por la constructora de Héctor Guerra y Raúl Clerc—, pero antes de poder empezar las tribunas de madera se incendiaron nuevamente en 1941 ocasionando pérdidas por 30 000 pesos. A pesar de eso, tres años más tarde, Nacional que ya había comprado el predio levantó tribunas de cemento. El Parque es reinaugurado  con una nueva tribuna principal con doble bandeja —hoy en día tribuna José María Delgado—, una tribuna lateral de diez y nueve filas —hoy en día tribuna Atilio García— y dos taludes escalonados detrás de cada arco —hoy en día, tribunas Abdón Porte y Héctor Scarone—. El partido de reinauguración fue entre el conjunto albo y un combinado de la AUF, dicho encuentro finalizó con un triunfo tricolor por 6:0.

 
La orientación de la cancha cambió, y se construyó un gran portón hacia la calle Jaime Cibils, formado con los arcos de ladrillo que con el tiempo serían un icono del estadio. Además, se tenía pensado hacerle una segunda bandeja a la otra tribuna, pero la Segunda Guerra Mundial disparó el costo de los materiales y no fue posible.
En el año 2003, se anuncia que el Parque Central sería remodelado  en un proyecto dividido en cuatro etapas. Esto fue posible gracias al esfuerzo del club y de sus hinchas, quienes colaboraron tanto en la construcción como económicamente. La primera de las etapas de remodelación consistió en la recuperación de la tribuna Delgado, la construcción de la cancha a nuevo, mejorar la red lumínica y los servicios. Además, como modo de financiación se arrendaron veintiséis palcos de la tribuna Delgado por quince años. Terminada esta etapa, el estadio abre sus puertas el 9 de marzo de 2005 con un gran espectáculo artístico y musical, además del propio partido de fútbol contra Olimpia de Paraguay, encuentro que finalizó 3:2 a favor de los tricolores.
Ya reinaugurado y en funcionamiento, el Templo Tricolor, no iba ni por la mitad del proyecto. En 2006 se empieza la segunda etapa del proyecto, la cual consistía en ajustes para que estadio cumpla con la nueva reglamentación municipal, con los requerimientos del Ministerio del Interior y con habilitación de los bomberos, de forma que se pueda tener mayor seguridad en los espectáculos. Además de ajustarse a las recomendaciones hechas por la FIFA a la Confederación Sudamericana de Fútbol que referían a ajustes de los aforos y seguridad en los estadios para competencias internacionales y a la necesidad de contar con estadios que dispongan del total de sus localidades para espectadores sentados. Para esto, se realizaron obras en las cuatro tribunas, reparando los baños, haciendo instalaciones eléctricas. Además, en las tribunas Atilio García y el talud Abdón Porte se trabajó para aumentar la capacidad y en la tribuna José María Delgado fueron instalados veinte palcos más.
Terminada la segunda etapa, se puso en marcha la tercera, la cual incluía la construcción de veintidós palcos en la tribuna Delgado, también se iba a construir el segundo anillo de la tribuna Atilio García aumentando la capacidad de la misma a 8500 espectadores, la cual fue finalmente inaugurada en 2010, y también se construiría una tribuna sobre el talud Abdón Porte de forma de que pase a tener capacidad para 4500 espectadores sentados. La cuarta etapa se divide en dos partes, ya que tiene dos objetivos principales. La primera de estas consiste en la ampliación del talud Scarone a tribuna, de forma de aumentar su capacidad. Objetivo que fue alcanzado a principios de 2011. La segunda parte consiste en ampliar tanto la tribuna Abdón Porte —obra culminada en el año 2011— como la Héctor Scarone con una segunda bandeja, para así aumentar la capacidad. Y por último, se conectaría a través de un codo la segunda bandeja de la tribuna Atilio García con la Abdón Porte. Actualmente se encuentra casi terminada la ampliación de la tribuna Héctor Scarone, la obra culminará con la colocación de una pantalla gigante de cuatro metros de alto por doce de ancho. El codo también se encuentra terminado. Se colocará una nueva red lumínica en la tribuna Atilio García similar a la que ya existe en la tribuna José María Delgado que sustituirá a las actuales torres. En esta etapa el Parque Central aumentó su capacidad a aproximadamente 30 000 espectadores sentados.

 

El Parque seguirá creciendo como crece Nacional, con el trabajo y esfuerzo de toda su gente.
Queremos como lo pide la historia que el partido inaugural del Mundial 2030 se juegue en el “Gran Parque Central Don José Gervasio Artigas”